Recursos

05 – Creatividad

Preguntas

Date unos instantes para observar tu cuerpo. Mira cómo es su posición con respecto a la cielo y a la tierra. Dónde sientes mayor tensión y dónde menos. Observa tu respiración y deja que ella te muestre tu mundo interno.

¿Cuál o cómo es tu ritmo vital? ¿Sientes que escuchas y respetas su compás? ¿Cómo es el sonido de tu voz?¿ Le das permiso para la expresión? ¿Cantas, hablas en público? Sientes que liberas tu creatividad?¿Escribes, dibujas, pintas, cuentas, bailas?

Moviliza tu cuello, abre tu garganta, juega con los músculos de tu cara buscando distintas expresiones, juega también con tu voz, date todo el permiso para hacerlo. Puedes hacerlo cantando las vocales. O subiendo y bajando el volumen y el tono. Explora distintas fórmulas. Déjate llevar por la canción. La invitación es a que te expreses con ella, poniendo voz a aquello que te brota.

Acción

Os hago llegar la muestra de Movimiento Expresivo en torno a la creatividad. En esta ocasión más centrado en el cuello y entorno (hombros, cervicales, garganta). La voz tiene un valor importante. Te propongo traer tu propio sonido, dejar que se exprese, que comunique, que se expanda, que pruebe distintas posibilidades (canción, habla, juegos de distintos sonido, silbido, tosido, grito, susurro,…)

Partiendo de los apoyos en tierra, ve abriendo el tronco, movilizando abdomen, torso y espalda. Ve respirando de manera consciente. . Dedicale un tiempo al cuello, intentando soltar nudos y tensiones, alargandolo. No te hagas daño, ve suave, abriendo caminos. Abre tu garganta y vete poniendo voz. Juega con las posibilidades que hay para explorar con la voz y el sonido que va viniendo de dentro.

Cuando escuches la canción deja que aflore toda tu voz en distintas versiones, expresa con ella lo que quieras. Puedes cantar la canción o hacer una propia. La música que suena es acompañamiento. El valor está en lo que tú tienes para decir, para contar y expresar. Cuando termines, trata de dibujar, de pintar, de escribir lo que surge de tí. Es un ejercicio que te ayudará a la expresión de tu verdad.

Recurso

El cuerpo guarda cualidades que nos ayudan a desarrollar lo mejor de cada cual. La creatividad se puede activar a través del movimiento, la danza y el canto. Una vez que nos damos permiso y despertamos distintas posibilidades expresivas, brota desde dentro el placer y también la voluntad de contar/mostrar/expresar. Se trata de conectar con lo que quiero decir y con cómo lo quiero decir.

La creatividad en este caso está vinculada a la atención al propio ritmo, así como a escuchar y dejar paso a la propia voz y sonido. Aflojar los músculos de la cara y del cuello, abrir la garganta soltando la voz y dejar que la expresión llegue hasta la punta de los dedos, permite desarrollar la capacidad de comunicación a través de la palabra (hablada y escrita), del canto, de la mímica. Va despertando así el poder de las Bellas Artes en cada una de nosotros. Activar ese potencial puede ser muy transformador, pues nos conecta con el creador y la creadora que llevamos dentro.

Deja que te llegue la canción y haz paso a la voz. Haz que sea como una llamada interna. Deja que se exprese, que se abra camino. Únete a la expresión con todo el cuerpo y permite que se muestre lo que te hace único y única.